CASCADAS DEL RIO BAROSA

CASCADAS DEL RIO BAROSA

Como es habitual, sin prisa nos levantamos, desayunamos y recogimos todo. Nos vamos hasta el otro negocio de nuestra anfitriona a dejarle las llaves y tiene un bonito detalle con Aiur. De verdad encontrar personas como Tere hace que sigamos confiando en los alojamientos familiares y cercanos. Continuamos con nuestro Road trip por Galicia.

Diseñando la ruta para ir a Santiago, encontramos que casi sin desviar podíamos visitar las Cascadas del río Barosa. Se sitúa junto a la Aldea de Maquieira, en el municipio pontevedrés de Barro y dispone de aparcamiento. Tremendo estruendo. Tremendo caudal de agua, cayendo desde 50 m de altura sobre rocas pulidas por su imparable acción.

 

Cascada del rio Barosa en familia

 

Por recomendación de una compañera fuimos a comer al Fogar do Santiso  en Teo. Se trata de una franquicia que ofrece comida ecológica gallega, concretamente al que fuímos simula un entorno más natural al que estamos acostumbrados en un restaurante al uso. No está mal. Hay un pequeño parque infantil.

Tienen unas vacas fuera del restaurante en un estado deplorable, en un espacio pequeño y lleno de mierda. Y para colmo todo aquel que va a darles de comer, les agarra de los cuernos. Desde aquí, como personas responsables con los animales, denunciamos esta situación.

 

Restaurante Fogar Do Santiso

 

En 30 minutos estábamos llegando al alojamiento, os contamos más sobre la vergonzosa atención y situación que tuvimos que soportar en él en nuestro post sobre alojamientos en nuestro Road trip.

Y para variar, llovía en Santiago. Salimos a patear un poquito por la ya conocida parte histórica con intención de refugiarnos en la catedral en caso de más lluvia. Y sorpresa, había un acto privado en la catedral y estaba cerrada al público.

Cansados de andar bajo la lluvia volvimos al alojamiento y pedimos unas pizzas en Sicilia in Bocca, espectaculares. Cenamos valorando las distintas opciones de cambiar nuestro itinerario en función de la previsión metereológica.

 

VIANA DO CASTELO

VIANA DO CASTELO

 

 

AL MAL TIEMPO BUENA CARA: VIANA DO CASTELO

 

Al despertar y levantar las persianas, vaya vaya, estaba diluviando. Para nosotros esto fue una novedad en nuestro Road Trip por Galicia ya que, por suerte, en todas las ocasiones que habíamos ido a esta tierra nos ha hecho unos días espléndidos.

Vimos la previsión del tiempo y una borrasca se había instalado en toda Galicia, así que tuvimos que pensar un plan B. Buscamos en varias páginas meteorológicas la previsión del tiempo en un radio de distancia que podamos recorrer como mucho en hora y media. BINGO! En la zona norte de Portugal nos marcaba buen tiempo, tras valorar las distintas posibilidades contando con los gustos de Aiur, decidimos ir a Viana do Castelo.

 

Viaje a Viana do Castelo

 

Cómo llegar a Viana do Castelo

Para llegar a Viana do Castelo si vais desde Galicia nosotros recomendamos que llegando a Vigo , a pesar de que haya que pagar, sigas por la AP-9 en lugar de A-55 ya que esta última tiene mucho tráfico pesado y tramos limitados a 80 km/h.

Una vez pasada la frontera con Portugal, que no es otra que la impresionante desembocadura y estuario del Miño o Minho según en qué orilla del mismo te encuentres, se plantean dos opciones ir por la autopista que va hacia Oporto o seguir por la carretera nacional que va por la costa. Hacía unos años que no íbamos a Portugal, pero habíamos leído por encima que el sistema de pago en las autopistas había cambiado y ahora había que hacerse con una tarjeta nada más entrar en la autopista, como no estábamos muy puestos en el tema, decidimos seguir por la carretera general.

 

Qué ver en Viana do Castelo

La carretera va paralela al Miño atravesando pueblos marineros y después gira para seguir paralela al Atlántico, nosotros pillamos algo de tráfico. Al llegar a Viana do Castelo por esta carretera, hicimos una parada en la zona de Praia Norte donde está el parque infantil Gil Eannes . El parque tiene como tema principal la conexión de Viana do Castelo con el mar que además tiene una réplica del Barco Hospital Gil Eannes. Toboganes y zonas para escalar se mezclan con elementos de juego de tamaño menor como barcos más pequeños y frentes que forman los laterales del barco y simbolizan diferentes personajes de la flota que ayudaba al Gil Eannes.

Sin duda un lugar super recomendable para ir con niños, donde se lo pasarán en grande!

 

Parque infantil Viana do Castelo

 

Después de esta parada de rigor en el parque infantil, vamos hacia el centro de Viana do Castelo, aparcamos en el puerto gratuitamente  y vemos por primera vez el Barco Hospital Gil Eannes que se se encuentra allí atracado, lo visitaremos más tarde. El hambre apremiaba y fuimos a comer al O Garfo , no se come mal, pero se nota que ha vivido épocas mejores, si podéis buscar otro sitio.

Con la panza llena fuimos a recorrer el casco histórico de Viana, que realmente nos sorprendió gratamente ya que no nos lo esperábamos así. Pateamos un rato helado artesano en mano por su calles empedradas y con curiosa decoración.

Fuimos poco a poco hacia la estación del elevador de Santa Luzia . Es un funicular que asciende hasta el santuario del mismo nombre desde el que hay unas vistas espectaculares del estuario y desembocadura del río Limia.

El precio por adulto es 3 euros ida y vuelta y los niños hasta 6 años viajan gratis. Lo entretenido de la visita es el trayecto en sí en el funicular, muy recomendable.

 

Elevador Santa Luzia con niños

 

Ya arriba empezó a llover así que después de alguna que otra foto de rigor, emprendemos el camino de retorno en el funicular.

Deshicimos el camino por las calles del casco antiguo de la ciudad, haciendo un avituallamiento en Ze Natário para probar sus riquísimas bolas de bolar de berlín o bolas de Notario.

Y para terminar la tarde visitamos el Buque Hospital Gil Eannes, 100% recomendado para los txikis!!

Tanto a Ion como a mí por nuestras profesiones como sanitarios nos impresionó bastante y nos pudimos hacer una idea de la gran labor y el trabajo que realizan todos los profesionales que a diario se dejan la piel por nuestra salud. Para Aiur también fue una curiosa y muy interesante visita. Subir y bajar por los distintos niveles, ver la sala de máquinas, los quirófanos, las salas de hospitalización, descubrir qué se esconde detrás de cada escalera, de cada sala es todo un juego para ellos!

 

Visita al Buque Gil Eannes

 

La entrada cuesta 4€, los niños menores de 6 años no pagan, la visita es muy fácil pues solamente hay que seguir las flechas. No se puede ir con carrito ya que hay muchas escalinatas para cambiar de nivel y los pasillos son muy estrechos.

Nos montamos en el coche y emprendimos el camino de vuelta con la certeza de haber acertado plenamente con nuestro plan B en Portugal para un día de lluvia en Galicia.

REFUXIO DE VERDES

REFUXIO DE VERDES

 

 EL REFUXIO DE VERDES, UN LUGAR MÁGICO

 

Mientras Aiur y yo dormíamos, Ion salió a correr por todo el paseo de Riazor y Orzán y al volver encontró una plaza para que los padres y madres entrenen calistenia y los txikis estén jugando.

 

No teníamos concertado el desayuno en la cafetería del hotel, pero al ver que muchos taxistas de la pared cercana iban allí a desayunar pensamos que podría ser una buena opción y acertamos. Hicimos el check out y  tras un paseo de 5 minutos llegamos al MUNCYT.

 

Ruta por Galicia

MUNCYT con niños

 

Museo de entrada gratuita recomendado en incontables webs y blogs de viajes con niños. Francamente, nos pareció del todo prescindible al menos con un niño de 4 años como Aiur. Había muchas salas cerradas y lo más destacable es la cabina del avión de Iberia y una muestra de inventos de la planta baja.

Nuestro txikiconsejo, si puedes ir andando vete y juzga por tí mismo, si tienes que coger el coche solo para ir allí mejor ir a otro sitio.

Mientras compraba el pan para la comida en ruta, Ion y Aiur estuvieron en la zona de juegos de la plaza de la Tolerancia. Me gustaría destacar el pan de Galicia y es que en todas las panaderías en las que hemos ido el género ha sido espectacular y elaborado, nada que ver con las masas ultracongeladas a las que desgraciadamente nos está acostumbrando esta sociedad.

Llega el momento de despedirse de A Coruña, seguramente habrás leído muchos artículos sobre qué hacer en esta ciudad con niños, no te vamos a engañar las distancias entre los diferentes parques infantiles y atracciones que se recomiendan son grandes para hacer a pie. Dependiendo de la edad de los niños un museo puede ser soporífero, un acuario entretenido y una faro histórico quedarse en una torre más. Es por todo esto que valores bien los gustos e intereses de tus hijos e hijas, ya que para ir a un parque infantil, seguro que tienes uno cerca de tu casa.

 

REFUXIO DE VERDES

En 40 minutos estábamos llegando al Refuxio de Verdes en el Concello de Coristanco. Esta era un de las visitas a la que más ganas le teníamos del viaje porque había leído maravillas de la zona. En cuanto sales de las carreteras principales para llegar a la zona atravesando aldeas, empiezas a conocer la Galicia rural, auténtica y aislada. Empiezas a comprender, en parte, el por que varias generaciones de hijos e hijas de esta tierra hayan tenido que emigrar para buscar sustento en otros lugares dejando atrás su hogar.

 

Ruta por Galicia embarazada

Refuxio de Verdes embarazada

 

El Refuxio de Verdes está situado en una zona de pequeños islotes y caídas de agua que fue convenientemente aprovechada para la construcción de molinos harineros, usando la fuerza del agua para mover todo el mecanismo. Pequeños puentes de madera, piedra o cemento unen todo el conjunto.

El área recreativa está habilitada con mesas, bancos de piedra, zonas para parrillas y barbacoas y el propio refugio preparado con mesas y bancos en su interior. Esto hace que los fines de semana o festivos la zona esté muy concurrida y quizás empañe la visita.

 

Donde aparcar el coche

No se puede aparcar en la entrada al lugar, os aconsejamos aparcar aquí. Es recomendable llevar agua y comida ya que solamente hay un par de bares a unos 300 metros de la entrada al Refuxio, así como calzado adecuado para senderos.

Los niños pueden ir perfectamente por los senderos y pasarelas, pero poniendo atención ya que discurren paralelos al río y a canales. Con silla se puede ir la parte inicial, por tanto yo te recomendaría portear. Se puede ir con perros sin problema.

 

En cuanto pasas, ya a pie, el cartel que anuncia que has llegado al Refuxio, das un salto a otro mundo. El sonido del río Anllóns y las innumerables cascadas y rápidos te desbordan. Aiur no daba a basto con tanto puente, cascada y pasarelas de madera .Cuando llegamos no había nadie y por tanto la visita se convirtió en algo mágico, ¿encontraríamos aquí alguna Lamia galega?

 

Refuxio de verdes en familia

 

Existen varias rutas de senderismo por la zona, nosotros simplemente nos dedicamos a pasear y contemplar sin rumbo y fascinados el entorno.

Comimos en el área recreativa que os comentaba antes.

Volvimos al coche para recorrer los últimos kilómetros del día hasta nuestro siguiente destino: el Faro de Lariño en el Concello de Carnota, donde estaba nuestro alojamiento para los próximos dos días.

En hora y cuarto estábamos ya en Lariño, nos instalamos y mientras Ion estaba haciendo una pequeña compra en el pueblo para estos días, Aiur y yo nos fuimos a la Playa de Lariño. Es una playa de arena fina y blanca, con aguas cristalinas, parece que estás en el Caribe. Pasamos el resto de la tarde de exploración por las rocas de la playa y para ir después al apartamento a hacer la cena y descansar. Había sido un día muy completo.

 

Playa de Lariño en familia

Playa de Lariño con niños

 

Pin It on Pinterest